Por desgracia no existen muchos estudios legales sobre la fiscalidad entre España y Tailandia, por esta razón los abogados de H&P en Bangkok han preparado un pequeño resumen de los principales aspectos a tener en cuenta reflejados en el Convenio entre el Gobierno del Reino de España y el Gobierno del Reino de Tailandia a fin de evitar la Doble Imposición y de Prevenir la Evasión y el Fraude Fiscal en Materia de Impuestos sobre la Renta y Protocolo, hecho en Madrid el 14 de octubre de 1997 pero adoptado en 1998.

Este tratado de doble imposición tiene como propósito eliminar la doble tasación de impuestos, en lo relativo al impuesto de la renta de las personas físicas, incluyendo beneficios obtenidos por el trabajo, negocios, ganancias por el valor de bienes, sean muebles o inmuebles o los impuestos del petróleo.

Los sujetos cuyas obligaciones fiscales se ven afectados por este tratado son tanto personas físicas como personas jurídicas que son sujetos a impuestos por razón de domicilio, residencia, lugar de registro o dirección. En opinión del despacho de abogados en Tailandia H&P, los siguientes son algunos aspectos importantes que están sujetos a este tratado:

Bienes inmuebles
Si el residente de un estado contratante obtiene ingresos derivados de sus bienes inmuebles situados en el otro estado contratante, a través del uso directo o arrendamiento; dichos ingresos no están exentos de impuestos del estado donde se encuentra la propiedad, lo que significa que el propietario puede estar sujeto a impuestos en Tailandia o en España o ambos.

Beneficios comerciales
El objetivo principal de los Tratados de Doble Imposición es apoyar los negocios y transacciones internacionales, por lo tanto, la mayoría de las ganancias comerciales están libres de impuestos en el otro estado contratante, excepto algunos de naturaleza específica de las ganancias comerciales.

De conformidad con el artículo 7, las ganancias que surjan de las actividades comerciales realizadas en un estado contratante solo serán gravadas por dicho estado. Sin embargo, si realiza negocios en otro estado contratante a través de los “establecimientos permanentes” como se especifica en el artículo 5, como una sucursal u oficina, este ingreso no estará exento de impuestos en el estado contratante en el que se encuentra el establecimiento permanente, y ese estado tiene derecho a gravar la porción de las ganancias comerciales de la empresa atribuidas al establecimiento permanente. Por ejemplo, si usted es propietario de la empresa constituida en España y recibe la tarifa de servicio de su cliente en Tailandia, dichos ingresos estarán libres de retención de impuestos en Tailandia. Sin embargo, si proporciona servicios a través del establecimiento permanente en Tailandia, dichos ingresos estarán sujetos a los impuestos en Tailandia.

Establecimiento permanente significa el lugar permanente para llevar a cabo el negocio en cualquier forma, incluyendo; el lugar de la administración, sucursal, oficina, fábrica u otro lugar específico en virtud del artículo 5 del tratado. Sin embargo, cualquier lugar donde no se utilice para operar el negocio, no está sujeto a este tratado, como; lugar utilizado únicamente para almacenar o entregar los productos, comprar productos de otro estado contratante, promocionar o publicitar su negocio. Además, en caso de que el propietario del negocio sea transportista en su negocio en otro estado contratante a través de su agente de la comisión general, esto no debe considerarse que tiene el establecimiento permanente allí.

Negocio de envío y transporte aéreo
Los ingresos del residente de un estado contratante que surgen de la operación de aeronaves en tráfico internacional están exentos del impuesto sobre la renta del otro estado contratante. Esto significa que dichos ingresos estarán sujetos a impuestos solo en el estado residente.

Mientras que los ingresos del residente de un estado contratante derivados de la operación de buques en el tráfico internacional no están exentos en virtud de este tratado. Sin embargo, la tarifa que el otro estado contratante podría imponer se limitará al máximo del 50% de la tarifa de dicho estado.

Dividendos
En caso de que la empresa incorporada en un estado contratante pague los dividendos, tales como; acciones, acciones de los fundadores u otros derechos relacionados, para el accionista residente en otro estado contratante, tales ingresos no están exentos de impuestos. Esto significa que el país de residencia tiene derecho a gravar los dividendos pagados, incluso si la compañía que realiza el pago lo retiene en el país de origen. Sin embargo, la tasa de retención de impuestos que impone el país de origen no deberá exceder el 10% del monto total de dividendos.

Intereses
La definición de interés bajo este tratado cubre cualquier ingreso derivado de la deuda, independientemente de si está garantizada por la hipoteca o no; intereses de bonos u obligaciones.

Del mismo modo, el interés pagado por la empresa en un estado contratante al residente del otro estado contratante no está exento bajo este tratado. Otro estado contratante podría gravar dichos intereses de su residente independientemente de si dichos intereses son impuestos retenidos en el país pagador donde surgen los intereses. Sin embargo, la tasa a la que el país pagador podría retener no excederá del 10-15% del interés bruto.

No obstante, hay alguna excepción específica de que los ingresos por intereses están exentos del impuesto sobre la renta en el estado que paga si los intereses que surgen del préstamo otorgado por el gobierno o las organizaciones específicas tales como; el banco central o las autoridades locales.

Regalías
Las regalías en virtud de este tratado se refieren a los ingresos pagados en consideración por el uso de derechos de autor, patentes, marcas comerciales o equipos industriales, comerciales o científicos, o información relacionada con productos industriales, comerciales o científicos.

La tarifa de regalías no está exenta del impuesto sobre la renta en virtud de este tratado. Por lo tanto, si usted es residente de España y deriva la tarifa de regalías de Tailandia, dichos ingresos podrían estar sujetos a impuestos tanto en Tailandia como en España. Sin embargo, según el tratado, la tasa que el estado pagador podría gravar no excederá del 5-8% del ingreso bruto, dependiendo del tipo de regalías.

Sin embargo, la característica de algunos ingresos es ambigua en cuanto a qué tipo de ingresos debe clasificarse. Por lo tanto, la cuestión de la doble imposición siempre surge debido a tal complejidad. Por lo tanto, si no está seguro de que sus ingresos estén libres de impuestos en Tailandia o no, consulte con su abogado para evitar el problema con la autoridad fiscal.

Si usted necesita asesoramiento legal sobre impuestos y fiscalidad entre España y Tailandia, le rogamos que contacte con los abogados de H&P en Bangkok en [email protected]